Lorena sigue soñando

lor4Sencilla al trato, con una charla muy fluida y dispuesta a compartir sus experiencias, Lorena Ochoa platicó de su libro, “Soñar en grande”, y habló de muchas cosas durante su vista a Chihuahua para formar parte del tercer toreo “Une-T” de la Fundación Grupo Bafar en el Club Campestre de Chihuahua.

“A los 8 años califiqué a mi primer Campeonato Mundial en Estados Unidos; me acuerdo muy bien: estábamos en Guadalajara y todo mundo opinaba que no me llevaran, que haría el ridículo por estar tan chiquita. Papá me prometió que me iba a llevar, y yo lo que quería era ir a Disneylandia.

“Cuando llegamos a San Diego y el día de la inauguración me entregaron todos los resultados de las campeonas del año anterior, en la noche le dije a mi papá ‘la que ganó el año pasado tira 56, 58, 59, y yo tiro 50, creo que puedo ganar’. Entre risas, así fue cómo arrancó mi historia de quedar como campeona del mundo a la edad de 8 años, después continuó mi carrera”, expuso la tapatía.

Son muchas las personas que conocen su historia una vez que alcanzó el éxito, pero pocos los que saben por lo que pasó para llegar a triunfar en la LPGA.

Y es esa parte desconocida la que nos muestra en su libro, que no trata de golf, sino de su vida en la búsqueda de metas.

“Me da mucha emoción, me ha traído recuerdos muy bonitos, platicar con mi familia, con mis amigos, preguntar las historias, las travesuras que hacía de chiquita en el club, porque fueron importantes y porque hicieron que me enamorara del golf.

“(El libro) platica la historia de cómo inicié, por qué me enganché de un deporte para adultos, de viejitos, como dicen, de un deporte de hombres, porque en ese momento era raro que una niña, una mujer, practicara el golf”, compartió.

Lorena Ochoa practicaba varios deportes, el golf y el basquetbol, entre ellos. En su adolescencia tuvo que decidir qué camino tomaría.

Su historia no es sólo de éxitos, ya que fue de una derrota de la que entendió lo que buscaría.

“No muchos conocen la historia de esas dificultades que viví en las diferentes etapas de mi vida. Muy importante la etapa de crecimiento a los 13, 14 años. No estaba segura si el golf era mi camino. Tenía muchas dudas. En ese momento también jugaba basquetbol, me encantaba

“Cuando tenía 13 años, o 14, estaba en Guadalajara, el primer campeonato nacional que perdí. Fue muy doloroso y algo que me marcó mucho en mi vida, porque mi abuelo estaba ahí, feliz, orgulloso de que su nieta era la campeona, llevó a sus amigos, mis familiares estaban ahí, y perdí”, apuntó.

Y agregó: “me acuerdo muy bien de esa frustración. Pude haber dado más, pude haber ganado, y no lo hice. Solita me di cuenta de que lo había defraudado, me sentía muy mal y agarré las fuerzas y el coraje para darme cuenta que no me gustó ese sentimiento, que no lo quería volver a vivir y qué es lo que tenía que hacer para volver a ganar. Sola me puse a practicar y volví a encontrar el triunfo. Son los momentos que son importantes”, comentó.

Ahora, con “Soñar en grande” busca trasmitir un poco a la gente para que busque sus metas por complicadas que parezcan, a no desistir, que es un problema que ella ve en la sociedad.

“Hoy en día tenemos un problema muy grande: la gente se raja muy rápido cuando tiene malos resultados, cuando tiene malas noticias, cuando tiene dificultades. Desgraciadamente hay muchos que desisten. Lo vemos mucho en la vida, pero en el libro yo demuestro todo lo que viví”, dijo.

“Muchas dificultades que no muchos conocen y que me gustaría compartirlas para que la gente aprenda un poquito, que a lo mejor se motive o encuentre algo que le guste para que cada quien en su vida pueda alcanzar sus sueños”, señaló.

Lorena Ochoa se dice afortunada por haber encontrado su pasión desde pequeña y tener la oportunidad de desarrollarla. Todo empezó como un sueño. Hoy es una historia que puede contar en su libro.

“Me voy enamorada del proyecto de Grupo Bafar, es un placer el gran trabajo que están haciendo acá, con el Real Madrid y todos estos niños, la verdad me da gusto que haya gente tan consciente y tan llena de amor y otras cosas para dar”, finalizó la exgolfista.

Por: Alexandro Güereque

nota original en: http://www.oem.com.mx/esto/notas/n3526369.htm